Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2015

Anecdotario particular de la Copa América de Paraguay 1999

Tres cosas me emocionaban más que cualquier otra cuando viajaba rumbo a Paraguay a mi segunda Copa América. La primera, observar y sentir el Estadio Defensores del Chaco apoyando a la Albirroja; debía ser una experiencia única, sin duda. La segunda, observar el clásico entre Argentina y Uruguay en la cancha de Luque, aunque fuera un duelo disparejo: pues los orientales eran un equipo juvenil y la Albiceleste un Boca Juniors reforzado, un equipo potentísimo y candidato al título. Finalmente, ver a la mejor versión de Brasil que se podía conformar en ese entonces: Dida, Cafú, Roberto Carlos, César Sampaio, Emerson, Vampeta, Alex, Rivaldo, Ronaldo y Ronaldinho. Era muy afortunado, pues todo esto era cuestión de tiempo para que se hiciera realidad; sin embargo, siempre el destino tiene preparadas muchas cosas más. El 29 de junio de 1999 abría la Copa América. Perú enfrentaba a Japón y de estelar Paraguay se medía ante Bolivia. En verdad, era intimidante el Estadio de Asunción. No por su co…

De cómo el Cabo se volvió azulgrana

En julio de 1979, el Atlante era un nuevo rico. Meses atrás el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) le había comprado el equipo a Fernando González, Fernandón, y quería formar un conjunto protagonista. Para los exprietitos era como haberse ganado la lotería, ahora les sobraba dinero –del Estado, claro está–. El Atlante tendría auténticas posibilidades de ser campeón como no lo era desde tres décadas atrás, en la época del general José Manuel Núñez. Ya contaba con algunas figuras, Ricardo La Volpe, Spencer Coelho y Luiz Alberto da Costa, Luizinho, mezcladas con jugadores de la cantera y que mantenían, por su origen, la esencia de los ahora llamados Potros de Hierro. No habían calificado a la Liguilla en la temporada 1978-1979, por eso la directiva estaba dispuesta a traer a uno o dos estrellas, costaran lo que costaran, para asegurar por lo menos disputar el título. Se habló incluso de un ex Real Madrid para el Atlante, pero al final llegaría la máxima estrella del futbol mexica…

Ochenta años del fin del Maximato

El día anterior había dejado su residencia de Las Palmas en su ciudad adoptiva: Cuernavaca, que más que un lugar de descanso por sus innumerables quehaceres en la Revolución, se había convertido en el sitio donde la política nacional se decidía. Ni el asesinato del Caudillo ni la Guerra Cristera lo habían debilitado, todo lo contrario, pues asumió el pomposo cargo de Jefe Máximo que los hombres de la Revolución otorgaban a la voluntad política más fuerte del país. Esto último estaba por llegar a su fin, lo sabía perfectamente Plutarco Elías Calles la mañana del 18 de junio de 1935 en que se dirigía al aeropuerto de la Ciudad de México para exiliarse las playas de El Tambor, Sinaloa, en una cabaña de madera que construyó su hija Alicia. A las 6:30 de la mañana el expresidente viajaba en un auto acompañado por sus hijos Plutarco, Rodolfo y Alfredo. En un vehículo atrás iban sus hijas Hortensia yAlicia, con su yerno Fernando Torreblanca, esposo de la primera; además de la secretaria parti…