Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2015

La noche negra del Atlante

El gol los había abandonado; las crónicas periodísticas relataban que jugaban bien, pero no anotaban. Por ende, las victorias eran escazas, casi nulas. La suerte ni hablar, también los había abandonado. Incluso, el general José Manuel Núñez ya no iba a su palco en el Estadio Azteca. En pocas palabras, el Atlante sólo contaba con su afición la noche del 29 de julio de 1976. Esto último resultó poco: perdió por primera vez en su historia la categoría; descendió a Segunda División aquella noche de hace 39 años, cuando en las gradas se escuchó un lastimoso “les guste o no les guste” y en los vestidores se vieron lágrimas. Pero ¿cómo se llegó a esa noche triste, a esa noche negra para el atlantismo? Fue un cúmulo de sucesos extraordinarios, entre los que destacan, por supuesto, la mala dirección de la directiva encabezada por Fernando González, Fernandón, y una dirección técnica infame que no supo mantener una ventaja de 5 puntos a 8 juegos del final y la impotencia de un equipo por hacer g…

Ghiggia, el primero y último héroe.

Un poco antes de la contundencia de Marito Kempes; mucho antes del Brasil de Zico, Sócrates, Falcao y Toninho Cerezo; también antes de la elegancia de Michel Platini, de los seis goles de Pablito Rossi, de los desbordes de Bruno Conti, del Divino Calvo llamado Gregorz Lato, de las calcetas al tobillo de Jean Tigana, de la forma de gritar gol de Marco Tardelli; mucho antes de todos ellos ya sabía de Alcides Ghiggia, el autor del Maracanazo. Mi sabio padre me habló del Drama del 16 de julio de 1950. Me contó como Uruguay venció a Brasil “en su propio estadio con un gol de Ghiggia”. Él lo sabía, lo había leído, pero exculpaba a los brasileños porque en ese entonces “Brasil no era Brasil”. Años más tarde mi padre me compraba cada semana un fascículo con la Historia de la Copa del Mundo. De pronto, en un artículo encontré la crónica del Maracanazo escrita por Mario Filho, ni más ni menos. La historia me atrapó para siempre. Cada 16 de julio, religiosamente, leía el escrito de Filho con la m…

José de León Toral, el deportista.

Por: Víctor Miguel Villanueva
@victormiguelvh
José de León Toral fue el autor material del magnicidio del 17 de julio de 1928 donde le quitó la vida al presidente electo Álvaro Obregón en el restaurante campestre de La Bombilla, en San Ángel. Por tal crimen fue fusilado en febrero de 1929 y sobre su vida se ha escrito casi todo; incluso, que fue deportista, practicante de gimnasia, box, basquetbol y de tener una genuina pasión por el futbol. De hecho, existe la posibilidad histórica de que José de León Toral haya sido en algún momento jugador del Club América, el equipo más ganador en la historia del futbol mexicano.


León Toral nació en Matehuala, San Luis Potosí, en abril de 1900. La vivienda donde nació y creció sigue en pie pero ahora es una tienda donde, a decir de su tío paterno Jorge Antonio de León, hace un par de años se colocó una placa para constatar el hecho de que ahí vivió el asesino de Álvaro Obregón y a quien desde 2003 se busca llevar a los altares como mártir de la Igle…