Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2015

Los sepelios de los dinamiteros mexicanos

Por: Víctor Miguel Villanueva
@victormiguelvh

El 23 de noviembre de 1927, el padre Miguel Agustín Pro Juárez, su hermano, Humberto Pro Juárez, el ingeniero Luis Segura Vilchis y Juan Tirado fueron pasados por la armas en la Inspección de Policía del Distrito Federal por su participación en el atentado dinamitero en Chapultepec contra el general Álvaro Obregón. Para el primero era la realización de su sueño: morir por la causa de la Iglesia para ser santo –situación que aúno no consigue 89 años después–. En cambio, Juan Tirado sin proponérselo fue proclamado mártir, el día de su entierro, el 25 de noviembre de 1927, en un acto que fue descrito como masivo y calificado como “preciosísimo”. En el Fondo José Mora del Archivo Histórico del Arzobispado de México (AHAM) existe un documento con la descripción detallada de los sepelios del Padre Pro, su hermano Humberto, de Segura Vilchis y de Juan Tirado (1). No tiene fecha ni está firmado. Fue enviado por el Obispo de Sonora Ignacio Valdespino

Los estragos de la revolución en los templos católicos de la diócesis de México

La Contrarrevolución en México –de 1913 a 1917– efectuada por el Ejército Constitucionalista, con Venustiano Carranza a la cabeza, se caracterizó por anticlerical y perseguidora de los privilegios y los poderes que la Iglesia católica había acumulado durante el Porfiriato, entre otros rasgos. Sin olvidar que, para los constitucionalistas, la élite eclesiástica había apoyado a Victoriano Huerta en el golpe de Estado contra Francisco I. Madero para derrocar al primer gobierno democráticamente constituido tras la caída del dictador Díaz. Por esto último, además de la tradición heredada por los liberales de la mitad del siglo XIX que consumaron la separación Iglesia-Estado, las huestes de Carranza persiguieron de manera constante al Clero, mientras hacían su guerra. En 1917, el país tenía un nuevo gobierno y una nueva Constitución –la cual enfrentaría bélicamente a las élites de la Iglesia y el Estado de 1926 a 1929–, pero también había una paz relativa y las instituciones comenzaban a hac…