Ir al contenido principal

CLAVES PARA ENTENDER EL MAGNICIDIO DE LA BOMBILLA

CLAVES PARA ENTENDER EL MAGNICIDIO DE LA BOMBILLA

La historia del asesinato de Álvaro Obregón el 17 de julio de 1928 es harto conocida. Releyendo una de sus fuentes más socorridas por la historiografía, como lo es la crónica de El Universal (1), aparecen dudas. Así como también hechos que causan mínimamente sorpresa y hasta revelan coincidencias con el otro magnicidio en la historia del siglo XX mexicano: el de Luis Donaldo Colosio, ocurrido el 23 de marzo de 1994. Repasemos algunas.

1.- Es de llamar la atención que la reunión donde pierde la vida Obregón sea con diputados del estado de Guanajuato. ¿Por qué? No hay que olvidar que el país vive en ese entonces la Guerra Cristera y que una de las entidades donde hubo más resistencia cristera fue en ahí, en Guanajuato. Que además uno de los antecedentes de este enfrentamiento armado fue cuando en la presidencia del Caudillo se edificó en el cerro del Cubilete el monumento a Cristo Rey. Ahí, en Guanajuato, se proclamó, por parte de elite eclesiástica, a Cristo como “Rey de México”; a lo que Obregón contestó con la expulsión del Delegado Apostólico Monseñor Ernesto Filippi. ¿Por qué tendría que reunirse el presidente electo con diputados del estado donde prácticamente la totalidad de la población veía a Obregón como anticlerical y hasta como su enemigo?
2:- Durante todo el banquete en San Ángel personas ajenas al acto estuvieron acercándose a Álvaro Obregón. La seguridad brilló por su ausencia. Cuando el Caudillo llegó a La Bombilla a las 13 horas, un fotógrafo le solicitó una placa grupal con los ahí asistentes. El presidente electo se negó al principio, pero luego accedió. Más tarde, un grupo de periodistas pudo hablar con él, incluso, Obregón los felicitó: “no alteraron mis conceptos. Los felicito. Porque luego hay periodistas a quienes tengo miedo, porque todo lo enredan y me hacen decirlo que no he dicho”. Después, circulaban fotógrafos que ya habían revelado sus placas y acudían a “venderlas” a los comensales. Hubo otro reportero gráfico que le pidió a Obregón una foto más, él se reusó “me han invitado a comer, no ha retratarme”, dijo. De tal forma que cuando José León Toral entró al banquete como caricaturista y se acercó a Obregón era un hecho normal, por así decirlo, pues cualquiera podía llegar hasta al presidente sin ningún problema. ¿Planeó el asesino –o los asesinos- ser el último en acercarse cuando esta acción ya no llamaría la atención de nadie ni siquiera de la víctima?.

3.-  El lugar del banquete. En 1928 San Ángel era un sitio fuera de la Ciudad de México. El restaurante de La Bombilla era amplísimo, estilo campestre con un patio grande que permitió cuatro mesas en forma de cuadrado y donde cualquiera podía circular sin problemas; además había un jardín también de grandes dimensiones adyacente a donde se desarrollaba el festejo. Incluso había un lugar para una orquesta: la del maestro Esparza Oteo. Un sitio para que comieran los periodistas y hasta un estacionamiento. ¿Podía estar el presidente en un lugar alejado y tan amplio luego de los atentados que había sufrido y del rumor de que su vida corría peligro?
4.- La seguridad. Al igual que Luis Donaldo Colosio cuando fue candidato a la presidencia por el PRI en los noventa, Álvaro Obregón desdeñó cualquier tipo de seguridad extra. “Tenía una gran fe en el pueblo y jamás pensó que una mano armada se levantara contra él”. En la mesa estaba rodeado por diputados guanajuatenses, pero también por obregonistas. Además del coronel Juan Jaime y Humberto Márquez,  sus ayudantes, y Celso García Bracho su secretario particular, pero estos tres no comieron en una mesa de las cuatro principales. Y como hemos visto, cualquiera podía entrar y acercarse al presidente sin que nadie se lo impidiera.
5.- La actitud durante todo el banquete del diputado Ricardo Topete (2). Él fue uno de los que recibieron a Álvaro Obregón a las 13 horas en punto en las puertas de La Bombilla. Cuando José León Toral se acerca a la mesa principal “piensa -Topete- que es un corresponsal de periódico provinciano”, pues ve a los demás periodistas en una mesa comiendo y por lo tanto lo deja seguir. Cuando el asesino llega a la mesa principal le enseña a Topete dos caricaturas: de Obregón y de Aarón Sáenz, le promete que luego hará la suya y le avisa que va a enseñárselas a Obregón “ a ver qué dice”. El diputado por increíble que parezca no se lo impide. Es además Ricardo Topete quien desarma a José León Toral luego que “comprueba que ha quemado todos sus cartuchos”; mas tarde impide que sea linchado en el lugar: “No le hagan nada. Por el contrario cuídenlo, que así sabremos quienes son sus cómplices”. ¿Por qué no hizo nada para certificar la identidad de José León Toral? ¿Qué le enseña además de dibujos el homicida a Topete? ¿Todo este acercamiento a la mesa, luego a Topete y finalmente a Obregón es parte de un plan? ¿Alguien podría dudar de un individuo al que todos vieron platicar con un diputado obregonista? ¿Por qué es Topete quien lo desarma y luego lo protege del linchamiento?

6.- La música y el jolgorio como distracción. Cuando Álvaro Obregón pide que le sirvan de comer, los organizadores le dicen que están esperando a los “cantantes”. A lo que el general responde “sin canto podemos comer. Hay música y, aún cuando no hubiera, yo no sé que se necesite para comer, habiendo buen apetito”. También se hace referencia a que una cantante llegó a la mitad del banquete y se integró a la orquesta. Al momento en que León Toral descarga su Star calibre .45  a las 14:20 de la tarde se entonaba El Limoncito; los comensales “piensan” que es parte del espectáculo de la orquesta. Cuando es asesinado Luis Donaldo Colosio se escuchaba La Culebra a todo volumen. ¿Coincidencia?.
7.- ¿Juan González?. Durante toda la crónica de El Universal se refieren a José León Toral como “Juan González”. Cuando describen su aproximación a Ricardo Topete le llaman “Juan”; cuando platican cómo lo detienen tras haber disparado contra Obregón lo nombran “González” y cuando es llevado a la Inspección de Policía dicen que sólo confesó llamarse “Juan”. ¿Lo cambiaron? ¿En verdad el asesino era Juan González y luego lo presentaron como José León Toral? ¿Son dos personas distintas? ¿Dos Mario Aburto? ¿dos asesinos?
8.-Reaccionan tarde. Luego de los balazos Álvaro Obregón cae en la mesa, se desploma por su lado izquierdo y cae al suelo. Sólo Aarón Sáenz que está a su derecha y es presidente del Centro Director Obregonista reacciona para levantar al presidente herido; el diputado guanajuatense Enrique Fernández forcejea con León Toral y se escuchan otros dos balazos; hasta entonces Topete le quita el arma. Entonces el diputado Arturo Orci,  el coronel Tomás Robinson y el coronel Ignacio Otero lloran y este último corre a darle de “puntapiés” al asesino. Comienza el linchamiento, que luego detiene Topete. ¿Por qué sólo los obregonistas reaccionan? ¿Porqué en el forcejeo se escuchan dos disparos más? ¿Quién los hizo? Como en el caso de Colosio aún no se sabe si sólo Mario Aburto fue quien disparó esa tarde en Lomas Taurinas.

9.- Concertación. El diputado Aurelio Manrique (3) se trepa a una silla y dice: “Señores, definitivamente Obregón es el símbolo de la Revolución.  Ha muerto en manos de los enemigos del pueblo. Ante su cadáver todavía caliente, juremos todos que sabremos sacrificarnos y salvar la Revolución mexicana. Que sean las nuestras lágrimas de hombres. ¡Viva Obregón!”. ¿Era tan urgente autoproclamarse “defensores” de la Revolución? ¿Tan instantáneamente el diputado Manrique lo declara muerto, sabe quién lo hizo y hasta lo que a partir de entonces tienen qué hacer?
10.- La ausencia de autoridades. Tanto el asesino como el cadáver de la victima fueron sacados del lugar de los hechos por civiles y por sus propios medios. José León Toral es llevado al auto del coronel Robinson, va golpeado, se dice que recibió golpes en el cráneo, va arrastrando las piernas y con la cabeza doblada en el pecho. Mientras que Álvaro Obregón es trasladado a su casa en vez de a un hospital y también en un auto particular. Sí, San Ángel estaba retirado de la ciudad pero ¿Por qué no se habla nada de la llegada de la policía al lugar o de alguna autoridad?
11.- Al estilo de la política mexicana. José León Toral fue llevado a la Inspección de Policía, en el trayecto sólo dijo llamarse “Juan”, al llegar bajó por su propio pie “pudo recobrar su fortaleza” dice la fuente periodística y agrega “caminó con paso seguro”. ¿Lo cambiaron? Además fue llevado a un departamento del “piso alto” antes de ser confinado a un separo. Mientras tanto Obregón fue trasladado a su casa en Avenida Jalisco, a la cual llegó el general Plutarco Elías Calles a las 14:55. Sí, en sólo 35 minutos fueron los balazos, la confusión, el traslado y la llegada del presidente. Sólo estuvo unos instantes, salió de ahí para dirigirse a la Inspección de Policía y luego regresó a Tacubaya. ¿A qué fue el presidente a la Inspección de Policía? ¿Qué instrucciones giró? ¿Qué fue a comprobar? Finalmente, a las 15:50 el diputado José Luis Solórzano, presidente del Bloque Revolucionario Obregonista, hizo el anuncio oficial de que el general Álvaro Obregón Salido había muerto.

NOTAS:

1.- El Universal del 18 de julio de 1928.
2.- Sonorense. Fue diputado Federal por su entidad en la XXXII y XXXIII Legislatura. Presidente del Congreso en 1927 y 1928.
3.- Nació en San Luis Potosí. Fue maestro de primaria. En los 20 formó el Partido Agrarista y gracias al apoyo de Obregón fue Gobernador de su estado natal. Para 1928 era diputado por San Luis Potosí.





Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuando el futbol mexicano conoció al Atlante

Por: Víctor Miguel Villanueva @victormiguelv
Tan sólo habían transcurrido diez años de su fundación. Ya ostentaba el título de tricampeón de la Liga Nacional de equipos llaneros; ya las masas menos favorecidas lo seguían porque se identificaban con él; ya eran conocidos por azulgranas. Era 1926 y querían estar en la Liga Mayor de la Federación Central de Futbol, se lo habían ganado en la cancha. Sin embargo, les pusieron un requisito: jugar la eliminatoria rumbo a los Juegos Centroamericanos que aquel año se organizarían en México. El destino quiso que en ese certamen el Atlante mostrara su grandeza, venciera al campeón de México y fuera víctima de una serie de maquinaciones para dejarlo fuera. Pero ya nadie le pudo negar el acceso al futbol organizado y además, de aquel torneo eliminatorio de agosto de 1926, surgió la rivalidad entre Atlante y América, siendo la primera victoria de color azulgrana. En los años veinte del siglo pasado la Federación Central de Futbol, máximo organismo de …

La noche negra del Atlante

El gol los había abandonado; las crónicas periodísticas relataban que jugaban bien, pero no anotaban. Por ende, las victorias eran escazas, casi nulas. La suerte ni hablar, también los había abandonado. Incluso, el general José Manuel Núñez ya no iba a su palco en el Estadio Azteca. En pocas palabras, el Atlante sólo contaba con su afición la noche del 29 de julio de 1976. Esto último resultó poco: perdió por primera vez en su historia la categoría; descendió a Segunda División aquella noche de hace 39 años, cuando en las gradas se escuchó un lastimoso “les guste o no les guste” y en los vestidores se vieron lágrimas. Pero ¿cómo se llegó a esa noche triste, a esa noche negra para el atlantismo? Fue un cúmulo de sucesos extraordinarios, entre los que destacan, por supuesto, la mala dirección de la directiva encabezada por Fernando González, Fernandón, y una dirección técnica infame que no supo mantener una ventaja de 5 puntos a 8 juegos del final y la impotencia de un equipo por hacer g…

Murió el portero, nació el técnico y surgió el lavolpismo