Ir al contenido principal

La muerte del Jefe Máximo

Por: Víctor Miguel Villanueva
@victormiguelvh 

Plutarco Elías Calles, en la Revolución Mexicana, triunfó hasta sobre la muerte. El movimiento armado de principios del siglo XX no le quitó la vida en los campos de batalla, ni la perdió en un ajuste de cuentas ni en una traición como era costumbre en ese entonces. No, el general Calles tampoco fue asesinado como Madero, Carranza, Obregón, Villa, Zapata, Serrano o Gómez; no, él sobrevivió a todos ellos; incluso a los fuerzas cristeras durante el conflicto religioso. Plutarco Elías Calles fue el único Jefe Máximo –el más poderoso– de la Revolución Mexicana que llegó a la tercera edad, que murió de viejo, por enfermedad, y su deceso también se convirtió, como otras muchas cosas más que hizo, en algo inédito en la vida política de este país.
            Para Calles ser maestro rural y luego inspector de educación era poca cosa. De ahí que buscara el prestigio social y económico en otros lares; pero como empresario fue un fracaso. Su vida comenzó a cambiar, a parecerse a sus sueños, cuando se hizo comisario de Agua Prieta. Su entrada a la Revolución fue posterior al asesinato de Francisco I Madero; fue entonces cuando comenzó su carrera militar siempre bajo la tutela y opacado por el genio militar de Álvaro Obregón. No le bastó ser gobernador de Sonora cuando los constitucionalistas vencieron al usurpador Huerta, pues su ambición le aconsejó ser la sombra del Caudillo. Con él se deshizo de todos los obstáculos políticos que se impusieron a sus planes: el presidente Venustiano Carranza; los líderes populares Francisco Villa y Emiliano Zapata y de quienes intentaron competir con ellos por el poder: Adolfo de la Huerta, Francisco Serrano y Arnulfo R. Gómez. Llegó a la presidencia de la República en 1924 y tras el asesinato de Obregón en La Bombilla, se erigió como el Jefe Máximo. Cargo que ocupó, pese a las dos expulsiones del país que le hizo el general Lázaro Cárdenas, hasta el día de su muerte, el 19 de octubre de 1945. Hace 70 años.
El día que regresó a México.
Foto: Plutarco Elías Calles. Pensamiento político y social
Antología (1913-1936) FCE México 1992.
En 1941, en pleno gobierno de la llamada unidad nacional de Manuel Ávila Camacho, el viejo general Calles pudo regresar al país. El sexenio de Cárdenas, su antiguo hijo político, había terminado y el Jefe Máximo podía volver. Viudo, lleno de hijos, yernos y nueras, nietos y dos hijos más con su segundo matrimonio, Plutarco Elías Calles pasaba los 65 años cuando decidió vivir su vejez en la Ciudad de México. Aunque viejo y sin un poder verdadero en la política, su presencia era emblemática para el grupo gobernante, se trataba del único sobreviviente que tomó las armas para restablecer el constitucionalismo en el país tras el asesinato de Madero. Era la Revolución personificada, ni más ni menos. Pero el Turco estaba viejo y tenía menos fuerzas para soportar los achaques que siempre tuvo en ese cuerpo fornido que lo había acompañado por tantos años y en tantas batallas militares y políticas.
            El 18 de septiembre de 1945 cumplió 68 años, casi un septuagenario. Fue entonces cuando entró a la recta final de su vida. Casi un mes después enfermó. Su médico de cabecera Abraham Ayala González tuvo que operarlo de las vías biliares el sábado 13 de octubre de 1945. Dos días tardó en recuperarse de la intervención, incluso se dice que estuvo animado hablando con sus hijos, hijas y nietos. Pero la noche del jueves 18 se sintió mal, tuvo una recaída. A las 5 de la mañana fue llamado de urgencia el doctor Ayala González y había un inusual movimiento en el Hospital Inglés, más aún en la habitación 32 del mencionado nosocomio que estaba totalmente pintada de blanco, sin ningún adorno y con un buró lleno de cajas de medicina, frascos y jeringas. De acuerdo con El Universal, a las 11:30 Plutarco Elías Calles recobró la conciencia y hasta reconoció a Ayala González “mi querido doctor”, le habría dicho con voz cansada. Luego vendría otro shock del cual ya no volvería el exmaestro rural. Intentaba hablar pero se ahogó en “borbotones de su propia sangre” aseguró Excélsior.
En el exilio.
Foto: Plutarco Elías Calles. Pensamiento político y social
Antología (1913-1936) FCE México 1992.
            En el cuarto 32 reinaba el caos y la angustia. Se hacían trasfusiones de sangre, se aplicaban sueros e inyecciones; el general sonorense expulsaba sangre por la boca. Pasadas las 14 horas de aquel 19 de octubre de 1945 sólo había una certeza: el expresidente Plutarco Elías Calles fallecería en cualquier momento. Al Hospital Inglés llegaron los primeros secretarios de Estado: Primo Villa Michel, de Gobernación; Eduardo Suárez, de Hacienda y Crédito Público; Marte R. Gómez de Agricultura, y el licenciado Jesús González Grillo con la representación del Presidente Manuel Ávila Camacho. Entre tanto, los familiares mandaron por los dos hijos menores del general Calles que se encontraban en San Francisco, California: Plutarco de 13 años y Leonardo de 11, hijos de Leonor Llorente. También se le avisó a Artemisa Elías Calles Chacón que estaba en Nueva York. En el círculo político la noticia de que el Jefe Máximo estaba por morir se volvió un rumor constante y viral. A las 14:40 el hombre fuerte de México fue declarado muerto por el doctor Abraham Ayala González.
            Su rostro era de “una intensa palidez, los pómulos salientes y mejillas hundidas, el pelo casi blanco, surcada de arrugas la cara y grandes ojeras”, según describió la reportera de El Universal. También dijo que el general tenía un pijama color crema de manga corta y que las sábanas blancas de su cama estaban salpicadas de sangre. Desde luego, no hubo presencia alguna de un sacerdote y a nadie se le ocurrió esa descabellada idea. Fernando Torreblanca anunció que el cuerpo de su suegro sería velado en la residencia de Guadalajara 104, esquina con el Parque España.
            A las 19 horas, del 19 de octubre de 1945, se abrió la residencia Torreblanca Elías Calles. El cuerpo del General estaba al centro del hall con un traje negro, dentro de un ataúd metálico y cuatro velas gigantes con luz roja que lo rodeaban. En la puerta Rodolfo, Plutarco, Alfredo y Gustavo Elías Calles Chacón recibían las condolencias. Mientras que en el interior Hortensia, Natalia y Alicia Elías Calles Chacón en completa soledad y silencio, se encontraban vestidas de negro, con velos del mismo color sobre sus cabezas y rostro, con los ojos “enrojecidos por el llanto”.
Un “informante” le confesó a Ana Soledad Álvarez de Excélsior que el general “no deja gran fortuna. Son fábula las cuentas de libras esterlinas en los bancos extranjeros”. La misma fuente asegura que hubo en el velorio un momento de “tensión” cuando de pronto “llegó un personaje vestido de negro, de largo gabán, que por un momento se cree que es un sacerdote”. En su crónica dice que se trataba de Gumaro Lizárraga “que no sé porqué tiene apariencia sacerdotal”. La misma reportera agrega que al salir esa noche de la residencia Torreblanca Elías Calles, alguien del pueblo le preguntó si el General había alcanzado a ser confesado.
Ya cansado y viejo el Jefe Máximo.
Foto: Plutarco Elías Calles. Pensamiento político y social
Antología (1913-1936) FCE México 1992.
            Durante esa noche y la mañana del 20 de octubre siguieron pasando frente al ataúd del que fuera el Jefe Máximo de la Revolución Mexicana “militares de alto rango, senadores, diputados, políticos, hombres de negocios y damas de diferentes círculos sociales”, así como también gente del pueblo. El presidente Ávila Camacho y su secretario de la Defensa Nacional, el general Francisco. L. Urquizo montaron una guardia. También hicieron acto de presencia compañeros del estadista sonorense tan cercanos como el general Joaquín Amaro y Luis N. Morones, no podían faltar a darle el último adiós a quien les dotó de poder político y de grandes fortunas. El segundo no perdió tiempo y fiel a su estilo ante la prensa declaró a Calles “amigo de la clase proletaria”. Igualmente pasaron lista de presentes Humberto y Refugio Obregón, hijos del Caudillo. El reportero de Novedades dio fe de la presencia de José Vasconcelos quien también acudió a despedir al político sonorense.
El cortejo partiría al panteón luego de la visita del presidente de la República que estaba anunciada a las 15 horas. Así fue, muy puntual llegó a la calle de Guadalajara 104 el general Manuel Ávila Camacho, acompañado de Emilio Portes Gil, Marte R. Gómez y Javier Rojo Gómez. Sonaron 21 cañonazos, la banda militar dio toque de silencio y se entonó el Himno Nacional. El Presidente montó la última guardia con sus acompañantes y los hijos varones del general Calles. Después el cortejo fúnebre salió hacia el cementerio.
            Había una doble valla formada por miembros de la Tercera División de Infantería, a cargo del general Gilberto Limón, subsecretario de Guerra. También había motocicletas que abrían paso por las calles de Veracruz, Agustín Melgar, calzada Tacubaya, calzada de Madereros y la calle Juan Escutia. Hubo también apoyo de “carros de combate”. Excélsior contó “mil carruajes” detrás de la carroza que lleva al último Jefe de la Revolución. Novedades coincidió en que eran “mil autos” y calculó “cinco mil almas a pie”.
            Al llegar al panteón Civil por supuesto que no hubo misa. Sólo dos oradores: Luis León, quien fue su secretario de Agricultura, y el general José María Tapia. El primero dijo “lleno de emoción y asomándose las lágrimas” que la muerte del general Calles le recordaba un poema que decía “Siento, Oh Patria, tu dolor”, luego calificó al excomisario de Agua Prieta como “El estadista de la Revolución”. Por su parte, el general Tapia a los pies de la tumba de Calles dijo que este “había sido un incomprendido y víctima en muchas ocasiones de esa incomprensión, como en el caso de la muerte del general Obregón” (SIC). El cuerpo bajó a la fosa, fue sepultado y entonces el presidente Manuel Ávila Camacho se retiró, con los respectivos honores a su investidura y la entonación del Himno Nacional.
La salida del cortejo funebre.
Foto: Plutarco Elías Calles. Correspondencia personal
(1919-1945) Tomo I. FCE México 1996.

            Ese 20 de octubre de 1945 terminaba una etapa de la Revolución Mexicana. Su Jefe Máximo se encontraba tres metros bajo tierra y seguramente, como lo escribió Ignacio Solares, comenzó otra batalla: en el más allá con los espectros de tantos muertos que en la conciencia del general Plutarco Elías Calles habitaban y lo torturaron sus últimos días de vida.

FUENTES:
El Universal, Excélsior, Novedades y El Nacional, de los días 19 y 20 de octubre de 1945.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La noche negra del Atlante

El gol los había abandonado; las crónicas periodísticas relataban que jugaban bien, pero no anotaban. Por ende, las victorias eran escazas, casi nulas. La suerte ni hablar, también los había abandonado. Incluso, el general José Manuel Núñez ya no iba a su palco en el Estadio Azteca. En pocas palabras, el Atlante sólo contaba con su afición la noche del 29 de julio de 1976. Esto último resultó poco: perdió por primera vez en su historia la categoría; descendió a Segunda División aquella noche de hace 39 años, cuando en las gradas se escuchó un lastimoso “les guste o no les guste” y en los vestidores se vieron lágrimas. Pero ¿cómo se llegó a esa noche triste, a esa noche negra para el atlantismo? Fue un cúmulo de sucesos extraordinarios, entre los que destacan, por supuesto, la mala dirección de la directiva encabezada por Fernando González, Fernandón, y una dirección técnica infame que no supo mantener una ventaja de 5 puntos a 8 juegos del final y la impotencia de un equipo por hacer g…

Cuando el futbol mexicano conoció al Atlante

Por: Víctor Miguel Villanueva @victormiguelv
Tan sólo habían transcurrido diez años de su fundación. Ya ostentaba el título de tricampeón de la Liga Nacional de equipos llaneros; ya las masas menos favorecidas lo seguían porque se identificaban con él; ya eran conocidos por azulgranas. Era 1926 y querían estar en la Liga Mayor de la Federación Central de Futbol, se lo habían ganado en la cancha. Sin embargo, les pusieron un requisito: jugar la eliminatoria rumbo a los Juegos Centroamericanos que aquel año se organizarían en México. El destino quiso que en ese certamen el Atlante mostrara su grandeza, venciera al campeón de México y fuera víctima de una serie de maquinaciones para dejarlo fuera. Pero ya nadie le pudo negar el acceso al futbol organizado y además, de aquel torneo eliminatorio de agosto de 1926, surgió la rivalidad entre Atlante y América, siendo la primera victoria de color azulgrana. En los años veinte del siglo pasado la Federación Central de Futbol, máximo organismo de …

Murió el portero, nació el técnico y surgió el lavolpismo