Ir al contenido principal

La salida del infierno

Por: Víctor Miguel Villanueva
@victormiguelvh


El Atlante permaneció en el infierno de la Segunda División exactamente 311 días, del 29 de julio de 1976 al 5 de junio de 1977. Su regreso no fue fácil: 54 partidos, la mayoría en campos de juego indignos de una división profesional; problemas de los jugadores por cobrar sus sueldos, pues a Fernando González, Fernandón, no le importaba la categoría donde estuviera su equipo, su mezquindad no tenía límites. Eso sí, su afición lo acompañó y en 27 juegos realizados en el Estadio Azteca jamás lo vio perder, el Potro regresó sin derrota ante su público fiel.
            El torneo de Segunda División, en su fase regular, era de 46 jornadas. Atlante terminó como líder general, como el mejor de todos con 27 victorias, 12 empates y sólo 7 derrotas; con 75 goles a favor y únicamente 33 en contra. Sumó 66 puntos, cuatro más que el sublíder Necaxa. Al final de las 46 fechas se formaron dos grupos con cuatro equipos que se enfrentarían entre sí, a visita recíproca; el ganador iría a la final por el ascenso al máximo circuito. Los Potros de Hierro quedaron integrados en el grupo A con Necaxa, la Universidad Autónoma del Estado de México y el Tampico.
Alejandro Bonavena Ramirez y Gustavo Beltrán,
capitanes de hierro.
Antes de ponerse el balón en juego de la Liguilla de Ascenso, los periódicos hablan que a los jugadores del Atlante se les debían  300 mil pesos. Fernandón se presentó horas antes a pagar un poco más de la mitad del adeudo a los capitanes del equipo Gustavo Beltrán, Armando Franco y Miguel Hernández, ellos tres recibieron en efectivo 194 mil pesos. Así el 7 de mayo de 1977 el Atlante estaría en la cancha del estadio Azteca contra el Tampico.
25 mil aficionados acudieron esa noche al coso de Tlalpan. El equipo azulgrana alineo con: Armando Franco; Miguel Hernández, Alejandro Bonavena Ramírez, Fernando Villegas y Rolando Mejía; Gustavo Beltrán, Rafael Romero Reyes y Gerardo Lugo Gómez; Palomino, Crescencio Sánchez y Arnoldo El Payo Correa. Los primeros 45 minutos fueron de sufrimiento, los atacantes azulgrana no encontraban el arco visitante; Lugo dominaba el medio campo, había llegadas, pero no el gol. A los 5 minutos de la segunda parte El Payo Correa, por fin, pudo sacudir la red tampiqueña y al 82 Crescencio Sánchez hizo el segundo. El primer paso estaba dado. Necaxa también había ganado a la UAEM, próximo rival del Atlante.
El partido también se efectuó en el estadio Azteca. El marcador también fue de 2-0; los anotadores fueron Gustavo Beltrán a los 36 minutos y Gerardo Lugo a los 51, luego de un pase de “inglecita” del Payo. Como Necaxa perdió en Tampico, la ventaja ya era de dos puntos en el grupo. Ahora se venía el clásico en Nuevo Necaxa, Puebla, el 15 mayo de 1977.
El campo de Puebla, llamado 14 de diciembre, sólo una parte tenía tribunas de madera; la mayoría de la gente se sentaba en una loma adyacente a campo de futbol, sólo los separaba una alambrada. Del otro costado, había un cerro, ahí no había gente, en lo alto se veía la iglesia del pueblo. Ahí se jugó el Necaxa contra Atlante y pensar que en algún momento de su historia los Electricistas contaron con el Parque de futbol más hermoso de México y con césped inglés. Gerardo Lugo hizo al minuto 65 el 1-0 para la visita, pero Necaxa igualó a los 88 con un penal que los medios impresos calificaron de “inexistente”.
Armando Franco, portero confiable y querido; José Che Gómez,
el técnico que sacó al Atlante del infierno; y Gerardo Lugo, 
de talento desbordante y amado como pocos por
la afición azulgrana.
Al inicio de la segunda vuelta de la Liguilla de Ascenso el Atlante dio un golpe de autoridad en Tampico: ganó 3-2. Bonavena Ramírez hizo el 0-1 al cobrar una falta, el 1-2 fue de Rafael Romero Reyes con un disparo de larga distancia y el 1-3 de Miguel Hernández también con un disparo desde fuera del área. Necaxa perdió con la UAEM y quedó eliminado del torneo. Pero el camino a la final no estaba despejado.
El estadio Gutiérrez Dosal de Toluca, La Bombonera, fue testigo el 22 de mayo de 1977 del triunfo de la UAEM sobre el Atlante por 2-1. El técnico azulgrana José Che Gómez salió por el punto que necesitaba para calificar, utilizó a siete jugadores de características defensivas, dejando sólo a Lugo y a Correa adelante. Aún así, le anularon un gol a Gustavo Beltrán y, ya con el 2-0 en contra, Romero Reyes pudo acercar al equipo en el marcador. La derrota en Toluca fue portada en los diarios deportivos de la capital, incluso, sobre la Liguilla por el campeonato de la Primera División. Faltaba una fecha y el grupo estaba así: Atlante 7, UAEM 6, Necaxa 5 y Tampico 2. En el otro grupo, Querétaro se había calificado ya a la final de ascenso.
Para el clásico contra el Necaxa donde Atlante estaba obligado a ganar para alcanzar la final de la Segunda División, el Estadio Azteca abrió todas sus tribunas y fueron 50 mil personas las que llegaron para ver si los Potros de Hierro jugarían para volver a la Primera División. Gracias a esa taquilla los jugadores del Atlante recibirían los pagos que les debía la directiva. Ante un ambiente de fiesta y drama los colores azulgrana y rojiblancos se volvieron a ver las caras en un campo de futbol.
Las gráficas del 29 de julio de 1976 mostraban a un Crescencio Sánchez llorando por el descenso. Nadie lo olvidaba. Por eso, el jueves 26 de mayo de 1977, fueron más eufóricos los gritos de gol del Chencho y de la afición azulgrana. Sánchez se deshizo él solo del Necaxa al anotar tres goles de los 4 que esa noche hizo el Atlante. El primero, a los 18 minutos, en un mano a mano con el portero necaxista; el segundo, a los 35, gracias a un pase de Gustavo Beltrán que lo dejó sólo para definir; el tercero, a los 46 minutos, al cobrar un tiro de castigo, y el cuarto, a los 80 minutos, de Miguel Hernández a pase de Lugo en un tiro indirecto. ¡El Atlante era finalista! Fue la noticia principal en Esto, La Afición y Ovaciones, con Crescencio Sánchez como la figura central del triunfo azulgrana. La ida sería en el Azteca y la vuelta en Querétaro.
Crescencio Sánchez el héroe que llevó 
a los Potros de Hierro a la final.
La final del 31 de mayo de 1977 tuvo instantes de drama y momentos de espectacularidad, como el hecho de que el primer tiempo acabó 0-0 y que en el segundo se marcaron ¡seis goles en 20 minutos! 75 mil personas acudieron al Azteca para apoyar a los Potros de Hierro, que tuvieron que aguantar el nerviosismo por la perfecta defensa queretana que mantuvo sin goles su partería, ante el acoso permanente del Atlante, mágicamente dirigido por Gerardo Lugo, durante el primer tiempo.
A los 60 minutos, Crescencio Sánchez recurrió a un disparo de larga distancia, el balón no pudo ser sujetado por el portero visitante y llegó Lugo para hacer gritar a todo el estadio. Era el 1-0 para el Atlante y vendría más. Diez minutos después, otra vez Lugo sacudió la meta adversaria, un pase de Gustavo Beltrán dejó solo al rubio mediocampista azulgrana que acomodó su disparo para no fallar. El Azteca se estremecía con la alegría de la afición azulgrana. Querétaro hizo su gol, pero al 77 el Atlante amplió su ventaja luego de una gran jugada de Lugo por derecha, quien llegó hasta la línea final, hizo un pase retrasado, que tomó Crescencio Sánchez para fusilar al arquero, era el 3-1. A los 78 minutos Gallos Blancos hizo el 3-2, pero un minuto después Beltrán filtró por derecha un pase a José Luis González que definió de maravilla para concretar una victoria holgada y esperanzadora de que salir del infierno estaba a 90 minutos. ¡Ya mero Atlante! Cabeceó en portada Esto.
El 5 de junio de 1977, diez meses y 7 días después, todo el plantel del Atlante se tomó la foto oficial previo al juego en el Estadio Municipal, tal y como lo hicieron tres décadas atrás en la obtención del primer campeonato de Liga de la era profesional. Había 13 mil queretanos, por mil atlantistas, incluido Fernandón. A los 14 minutos Rafael Romero Reyes es derribado dentro del área queretana. Crescencio Sánchez pidió el balón, estaba seguro de marcar y poner al Atlante de vuelta en el máximo circuito. No se equivocó, anotó engañando por completo al portero. El marcador global era de 5-2 a favor de los Potros de Hierro. Antes de terminar el primer tiempo, Romero Reyes cometió penal que Gaspar transformó en gol para despertar las tribunas del Municipal. Así se fueron al descanso. Luego de 15 minutos de presión de los Gallos Blancos, el capitán Gustavo Beltrán filtró a Arnoldo Payo Correa que vio la posibilidad de disparar y lo hizo desde afuera del área, el balón llegó a la red y el partido estaba sentenciado. Atlante dejaba el infierno.
La portada del diario Ovaciones.
Los jugadores se abrazaron, fueron a donde estaban sus fieles seguidores, juntos festejaron; la alambrada se venció, por lo que los atlantistas estaban en el terreno de juego; cargaron en hombros a Armando Franco. Los aficionados de Querétaro también ingresaron al campo y se liaron a golpes con los del Atlante, el saldo de 17 heridos y 11 detenidos. Mientras tanto, Fernando González buscaba el vestidor para festejar con sus jugadores, Esto relata que, en el camino, un niño “gordo y con la camiseta del Atlante” se le abrazó a las piernas para darle las gracias por el ascenso. La Afición publicó una foto del mismo Fernandón llorando por el triunfo.
En el vestidor no hubo ni sidra, ni champagne, sólo refrescos. Su presidente aseguró a los medios “el atlantismo ha renacido con esto”. Armando Franco señaló “con lágrimas nos fuimos y con ellas volvimos”. Mientras que el vestidor era agredido con piedras y botellazos. ¡Bienvenido Atlante! Era la portada de Ovaciones. Días después Fernando González les otorgó una comida a los campeones y les obsequió a cada uno de los jugadores una placa de terciopelo rojo con su nombre y el escudo del Atlante. Y con eso concluyó el paso del Atlante por el infierno.

Fuentes: Esto, La Afición y Ovaciones.

Aclaración: Las fotografías NO corresponden a los hechos aquí narrados, sólo cumplen la función de ilustrar el relato.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuando el futbol mexicano conoció al Atlante

Por: Víctor Miguel Villanueva @victormiguelv
Tan sólo habían transcurrido diez años de su fundación. Ya ostentaba el título de tricampeón de la Liga Nacional de equipos llaneros; ya las masas menos favorecidas lo seguían porque se identificaban con él; ya eran conocidos por azulgranas. Era 1926 y querían estar en la Liga Mayor de la Federación Central de Futbol, se lo habían ganado en la cancha. Sin embargo, les pusieron un requisito: jugar la eliminatoria rumbo a los Juegos Centroamericanos que aquel año se organizarían en México. El destino quiso que en ese certamen el Atlante mostrara su grandeza, venciera al campeón de México y fuera víctima de una serie de maquinaciones para dejarlo fuera. Pero ya nadie le pudo negar el acceso al futbol organizado y además, de aquel torneo eliminatorio de agosto de 1926, surgió la rivalidad entre Atlante y América, siendo la primera victoria de color azulgrana. En los años veinte del siglo pasado la Federación Central de Futbol, máximo organismo de …

La noche negra del Atlante

El gol los había abandonado; las crónicas periodísticas relataban que jugaban bien, pero no anotaban. Por ende, las victorias eran escazas, casi nulas. La suerte ni hablar, también los había abandonado. Incluso, el general José Manuel Núñez ya no iba a su palco en el Estadio Azteca. En pocas palabras, el Atlante sólo contaba con su afición la noche del 29 de julio de 1976. Esto último resultó poco: perdió por primera vez en su historia la categoría; descendió a Segunda División aquella noche de hace 39 años, cuando en las gradas se escuchó un lastimoso “les guste o no les guste” y en los vestidores se vieron lágrimas. Pero ¿cómo se llegó a esa noche triste, a esa noche negra para el atlantismo? Fue un cúmulo de sucesos extraordinarios, entre los que destacan, por supuesto, la mala dirección de la directiva encabezada por Fernando González, Fernandón, y una dirección técnica infame que no supo mantener una ventaja de 5 puntos a 8 juegos del final y la impotencia de un equipo por hacer g…

Murió el portero, nació el técnico y surgió el lavolpismo